Las armerías de los Estados Unidos hicieron caso omiso a la demanda del gobierno de México por negligencias que facilitan el tráfico ilegal de armas, por lo que pidieron a una corte de Boston que se desestime el caso pues las acusaciones son vagas.

Y es que de acuerdo con las empresas armamentísticas, ninguna de ellas promueve ni facilita el acceso de grupos del crimen organizado a las armas que ellos fabrican, por lo que aseguran que México se equivocó en presentar la demanda en una corte que no tiene jurisdicción para el caso que presenta.

Incluso, este lunes era la fecha límite para que la decena de empresas armamentísticas presentaran sus argumentos sobre su posición en el caso.

Sin embargo, todas coincidieron de que los supuestos defectos y falta de concreción en sus acusaciones como para que el caso pueda ser tomado en cuenta en una corte federal de Massachusetts.

Por ejemplo, Ruger, la cuarta armería más grande de Estados Unidos, ha pedido a la corte de Massachusetts que desestime todos los cargos en su contra en la demanda civil interpuesta por el gobierno mexicano.

Esta es la primera de las 11 armerías que responde a la demanda interpuesta por el gobierno mexicano en agosto, con la que se pretende obtener una indemnización por prácticas negligentes.

En el documento de diez páginas, recién ingresado en la corte de Massachusetts, la empresa considera que la denuncia no incluye una sola alegación fáctica específica que involucre que un arma de fuego vendida por Ruger fue traficada a México y por lo tanto utilizada por la delincuencia organizada.

“En cambio, el gobierno mexicano se basa en una cadena de eventos vaga, sin fundamento y altamente atenuada y que involucra a presuntos actores no relacionados con Ruger, algunos de los cuales supuestamente actuaron de manera criminal”, se lee.

Las causas de la acción de la deman

Armerías de EU se burlan del gobierno de México y piden desestimar demanda; ‘es vaga’

da, dice la empresa, se basan en que supuestamente el tráfico de armas empezó con la venta legal de armas de fuego de la empresa Ruger a la empresa Witmer, en Massachusetts.

Luego, la armamentista Witmer vendió las armas de fuego que le dio Ruger a un minorista no identificado y que distribuye armas de fuego en los Estados Unidos. Después los comerciantes minoristas las vendieron a personas que supuestamente las adquirieron con la intención de traficarlas a México y proporcionárselas a sujetos con intenciones criminales.

Fuente: Reporte Indigo.

e-max.it: your social media marketing partner