Quizá el fenómeno de 2018 se reedite y cambie el panorama electoral a como estábamos acostumbrados; por fin entendamos que los “partidos políticos” y las familias que los ostentan para enriquecerse y mantener cotos de poder ya sea hora de que desaparezcan. De una ciudadanía responsable e inteligente depende.

Por Raúl Caraveo Toledo                    @raulcaraveo

El tiempo corre y cada día que pasa los grupos de oposición formal al régimen actual no encuentran forma eficiente para subir en las encuestas. Por el contrario; las mega alianzas no funcionaron;  muy poco los personajes de la farándula y el deporte expuestos como candidatos; para los partidos políticos de reciente registro el escenario es peor pues podrían desparecer. El nuevo modelo de operación política –impuesto por la pandemia- les mostró una realidad a la que no estaban acostumbrados, hoy nadie le abre las puertas de su casa a nadie.

Quizá las redes sociales y medios masivos de comunicación sean los protagonistas de los próximos meses, si y solo si transmiten mensajes concretos reales, objetivos, basados en evidencias constatables por la historia reciente y ya no tan reciente, solo así porque el escurtinio de las redes sociales es implacable.

Las muestras; los recorridos y baños de pueblo de Ricardo Anaya pretendiendo emular los recorridos de los últimos 25 años de AMLO se están convirtiendo en un chiste mal contado. Obra en detrimento.

La abrupta irrupción en twitter de Diego Fernández de Ceballos como adalid del rescate a la desaparición del México que fue, también obra como un boomeranag; quienes sean muy jóvenes y no recuerden ¿quién es Diego Fernández de Ceballos o el Jefe Diego? lo puedo comprobar fácilmente y explicarse porque crea tal animadversión que resalta a su aparición. A sus 80 años qué busca un frankestein de la política tradicional sin vergüenza.

El financiamiento a los grupos de mujeres y hombre “ultras” armados para protestar en el marco del Día Internacional de la Mujer destrozando lo que pueden a su paso los evidenció como parte de un grupo financiado por personajes que –en su desesperación- cometen más graves errores, el principal punto para protestar violentamente fue Palacio Nacional por la simple razón de endilgarle al presidente López Obrador alguna responsabilidad, si lo que buscan es hacer el mayor drama posible con propósitos de buscar los reflectores de la prensa internacional, no lo lograron, las 250 personas preparadas para el show pasaron como una protesta reaccionaria, mal ubicada y dirigida. En el mismo sentido solo obra en detrimento de sus autores.

El punto de este renglón es seguir intentando dañar la imagen de Andrés Manuel pero al no lograrlo, lo fortalecen, quizá la mejor campaña. El objetivo era dañar y violentar Palacio Nacional; ¿por qué? pues por la simple razón de que ahí vive el presidente.

Entonces la protesta contra una forma de educación y vida, contra un desprecio por la vida y por la desaparición, ultraje y violencia contra las mujeres; solo se puede concentrar contra un presidente curiosamente de izquierda.

Andrés Roemer, presentador de TV Azteca y diplomático nombrado Cónsul por Enrique Peña Nieto, con 61 testimonios desde tocamientos hasta acoso, violación y privación de la libertad, su casa en la colonia Roma fue tapiada con cimbra-play, fue pintada y llena de múltiples huevos estrellados; un verdadero acosador comprobado, no tuvo las mismas manifestaciones de violencia que Palacio Nacional.

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre el “Rey de la Basura” ligado por años a proxenetismo, corrupción, trata de mujeres; desde la Unión de Pepenadores hasta como líder del PRI, parece un tema intocable para las protestas femeninas no obstante sus antecedentes; y lo más importante se convierte en personaje no tocado por la prensa nacional. Cuauhtémoc Gutiérrez, hoy amaprado y con órdenes de detención es un operador político.

Las campañas políticas serán durante abril y mayo, y el escenario es de desesperación para una oposición que actúa irresponsable y muy débil, sin argumentos efectivos, propositivos.

Quizá el fenómeno de 2018 se reedite y cambie el panorama electoral a como estábamos acostumbrados; por fin entendamos que los “partidos políticos” y las familias que los ostentan para enriquecerse y mantener cotos de poder ya sea hora de que desaparezcan.

 

Gracias por su lectura y recomendaciones en twitter y facebook

@raulcaraveo

*Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de la Facultad Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la  Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de  Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com  www.sinlineamx.com     www.gobernantes.com    www.revistadigitalqr.com.mx  www.todoincluidolarevista.com  www.noticaribe.com www.insurgentepress.com.mx  y en Chicago, Illinois en  www.laprensaus.com  y www.vocesmigrantes.us

e-max.it: your social media marketing partner