Para refrescarnos durante el verano no hay mejor solución que una bebida fría, pero la elección de la misma podría jugar un papel importante en nuestra dieta y en el número de calorías y azúcares que consumimos. 

No es un secreto que las bebidas más populares en nuestro país son el refresco y la cerveza. De hecho, según el informe "Conociendo la industria de la cerveza" elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cada mexicano consume alrededor de 1.3 litros de cerveza a la semana.

Por otro lado, el refresco de cola es el más comercializado en el país, pues las cifras oficiales que señala el gobierno indicaron en 2019 que México era el principal consumidor de esta bebida per capita. En Estados Unidos una persona consume 100 litros de Coca al año y en territorio nacional asciende a 150 litros.

Por ello, es importante cuestionarnos qué es lo que contienen las bebidas que diariamente ingresamos a nuestros hogares y que servimos en las comidas familiares de manera cotidiana. Tal vez después de descubrir cuántas calorías contiene cada una buscarás opciones más saludables y naturales para empezar a sustituirlas.

El refresco de cola 

De acuerdo con El Poder del Consumidor, esta popular bebida contiene nada más y nada menos que 180 calorías en una botella de 100 ml. Esto significaría que una botella de 600 ml cubre el 11.3% del consumo calórico total por día para adultos y niños, respectivamente.

Estas cantidades contradicen las recomendaciones de ingestión de nutrimentos para la población mexicana, en las que el promedio de consumo al día es de 2,000 calorías en adultos y 1,579 calorías en niñas y niños.

Es importante resaltar que el total de éstas proviene de los azúcares. los cuales son sumamente elevados pues pueden presentar casi el 200% de lo recomendado por la OMS.

La cerveza

Ahora bien, el caso de la cerveza es un tanto distinto pues aunque una bebida de 355 ml aporta un promedio de 150 calorías al cuerpo, éstas también dependen del grado de alcohol de la cerveza; por ejemplo, una artesanal con un nivel más alto puede aportar hasta el doble. 

Aunque las bebidas alcohólicas son famosas por tener "calorías vacías" al cuerpo, es decir dotar de contenido calórico pero sin proporcionar algún nutriente, la cerveza y el vino son de los pocos tragos que se libran de este caso, pues sí llegan a aportar algunos nutrientes a través de los ingredientes con los que son preparados.

Fuente: Gastrolab.

e-max.it: your social media marketing partner